Patio de los Arrayanes

Real de la Alhambra, sn | Mapa Web Monumentos, Teatro, Sala de conciertos

El Patio de los Arrayanes se ha llamado de diversas formas a lo largo del tiempo. La actual denominación (al igual que la de Patio de los Mirtos) se debe a los macizos de arrayanes (o mirtos) cuyo color verde vivo contrasta con el piso de mármol blanco del patio, y que rodean al estanque central. También se le llamó Patio del Estanque o de la Alberca, precisamente por este estanque, de 34 metros por 7,10 metros, que divide el patio longitudinalmente y se abastece de agua gracias a dos pilas de mármol situadas en cada extremo. A ambos lados del patio se encuentran dos naves de aposentos y, en los lados menores, se levantan unos pórticos, sostenidos por columnas de capiteles cúbicos, de siete arcos semicirculares adornados con rombos calados e inscripciones de alabanza a Dios. El arco central es mayor que los otros seis, y presenta enjutas macizas con decoración de ataurique y capiteles de mocárabes.

Piano y voz han sido, mayormente, los protagonistas musicales de este espacio emblemático de la Alhambra. Ya en 1953 el Festival propició que el público escuchara a un gran pianista en semejante escenario. Aquel primer recital «tuvo un sello intimista, de vuelo breve, que en el silencio sonoro siempre de pájaros y agua del Patio de los Arrayanes, impresionó a todos. Momento hubo en que la música parecía ella misma suspiro, fuente o ave», según el testimonio del gran crítico que fue Enrique Franco. Similares sensaciones e impresiones se han repetido en el público hasta el día de hoy.

ANUNCIANTES

Autobuses turísticos Librería papelería Punto y Aparte Twitter Asómate a Granada